Juegos de olfato: cómo tener un perro mentalmente activo y feliz

Si hay algo que sé que agradecen mis perras por encima de todo son esos ratitos diarios que siempre les reservo para que se comporten como perros y pongan en práctica sus juegos de olfato, sin más expectativas y sin ninguna típica manía de humanos de por medio.

Como buenas perras de caza, lo que más les gusta del mundo es salir al monte en busca de rastros. Pueden pasar horas persiguiendo olores, y más de una vez hasta las he perdido de vista. Afortunadamente siempre regresan. Sanas, salvas… y muy sucias. Pero sobre cómo mantener a los perros limpios es un tema del que hablaremos en otra ocasión.

Hoy quiero recordar la importancia del sentido del olfato y de cómo puedes ayudar a tu perro a mantenerse mentalmente equilibrado si le dejas utilizarlo.

En muchas ocasiones olvidamos la auténtica naturaleza canina, y les hacemos vivir situaciones que no son demasiado lógicas para ellos. Los ejercicios de obediencia básica (“sit!, platz!, trae!, corre!, suelta!”), los entrenamientos en las pistas de agility, salir a correr a pie o en bici… todo eso hace de vosotros un tándem perfecto y estoy de acuerdo en que son un placer indescriptible.

La importancia de los juegos de olfato en el perro

Pero el caso es que cada vez que le pedimos a nuestro perro que haga algo por (o con) nosotros, le estamos robando un poquito de su vida perruna. Esa que ellos saben disfrutar como nadie: durmiendo, comiendo y… olfateando. (Y después si tal, durmiendo otra vez).

Por eso todos los educadores y buenos entrenadores de perros recomiendan poner en práctica actividades que permitan al perro utilizar su olfato. El olfato es el sentido más importante en ellos. Y gracias a él conocen y se orientan en el mundo.

¿Qué tipos de juegos son adecuados para que el perro ponga en práctica su olfato?
Probablemente ya habrás oído hablar de los juegos interactivos y de los juguetes tipo Kong como buenas alternativas. Estoy de acuerdo, aunque personalmente soy más partidaria de que el perro olisquee en entornos naturales y al aire libre. Claro que eso para mí es fácil, viviendo en Galicia, donde disfrutamos de enormes y abundantes bosques. Los paseos olfativos aportan mucho equilibrio a los perros, les ayudan a pensar y a concentrarse, y sobre todo les relaja muchísimo.

Aplicaciones de la alfombra olfativa

¿Pero qué pasa cuando en Galicia el tiempo no acompaña? (Algo, por otra parte, muy habitual y archiconocido). Bueno, ese problema lo resolví cuando supe de la existencia ​de un gran invento: las alfombras olfativas. Cuando no podemos pasear por culpa de la lluvia, preparo a mis perras algunas alfombras olfativas donde les escondo premios y ponemos en práctica trabajos de olfato. Y a fuerza de utilizarlas, he ido descubriendo con el tiempo al menos otras dos aplicaciones muy útiles:

  • Cuando Namid estuvo convaleciente tras una operación, sin poder salir de casa, encontró muy estimulante tener la oportunidad de olfatear sobre la alfombra para encontrar su comida. Gracias a eso se mantuvo feliz y mentalmente activa hasta que se recuperó. (Esto es de aplicación también para perros ancianitos o con problemas de movilidad).
  • Además he podido comprobar que a los perros muy glotones y con mucha ansiedad por la comida, esparcir su ración por la alfombra olfativa les ayuda a comer despacio. Se evitan así problemas como las peligrosísimas torsiones de estómago.

Seguramente a ti se te puedan ocurrir otras situaciones en las que encontrar utilidad a los juegos de olfato en alfombras olfativas. Yo te animo a que las pruebes y me cuentes después cuáles son tus impresiones. En Flexipets la podemos preparar en distintos tejidos, colores y tamaños… Elige la que quieras y verás disfrutar a tu perro con ella, ¡estoy segura de que no te decepcionará!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.